¿Usar la biblia en actos públicos?

La siguiente es una respuesta a una carta de un lector publicada en elPeriódico:

No se debe cometer un sacrilegio al usar la Biblia para actos políticos si no respetamos la Constitución. El verdadero significado de toda escritura sagrada solo puede conocerse mediante la experiencia personal. Tal conocimiento interior es accesible a todos los seres humanos que han logrado la percepción de alma o la realización del ser. Y desligado de todo lo material y solo algunos cientos lo saben . No es solo poner la mano sobre el libro sagrado sin saber su contenido.

Estoy de acuerdo con el lector en que demasiada gente “pone la mano sobre el libro sagrado sin saber su contenido”, pero creo que los dos lo hacemos por razones completamente diferentes. El señor de León cree que usar la Biblia en actos públicos, políticos, etc. es denigrar al libro. Yo creo lo contrario, que usar la Biblia como ejemplo de valores morales y buenas enseñanzas denigra a la humanidad.

El señor de León acusa a las personas de “poner la mano sobre el libro sin saber su contenido”, pero para mi es más que obvio que él padece del mismo mal. Creo que si todos supieran el contenido de la Biblia antes de opinar sobre ella, el mundo sería un lugar mucho mejor.

En la Biblia se encuentran pasajes muy bonitos, como por ejemplo el sermón del monte que, si es que realmente vivió, fue supuestamente emitido por Jesús de Nazareth. Pero también se encuentran pasajes completamente absurdos como por ejemplo el que afirma que la luz que alumbra a la Tierra se creó antes que el Sol (Génesis 1:3-5, 1:14-19), el que cuenta sobre una serpiente que habla perfecto hebreo (Génesis 3:1), o los que cuentan sobre una raza de gigantes (Génesis 6:1, Números 13:33, Deuteronomio 2:20-21, Deuteronomio 3:11), o los que afirman que existieron personas que vivieron más de 900 años (Génesis 5:5-20), o los que hablan de unicornios (Isaías 34:7), caballos de fuego voladores (2 Reyes 2:11), Leviatanes (Job 41:11) y burros parlanchines (Números 22:27).

Hay otras historias mucho más elaboradas, como la de un hombre que vivió tres días en la boca de un pez gigante debajo del agua (Jonás 1), o la del Arca de Noé, que implica que más de un millón de especies de animales cupieron en un barco de madera y que fue copiada casi palabra por palabra del Poema de Gilgamesh escrito muchos años antes (Génesis 6 al 9), o la historia de la torre de Babel que se presenta como la causa de la existencia de lenguas diferentes (Génesis 11).

Por supuesto, por muy absurdas que sean estas historias y por mucho que la ciencia demuestre su falsedad, no se comparan con todos los hechos deleznables que insultan a la dignidad humana que contiene. La Biblia apoya la esclavitud (Exodo 12:44, Exodo 20:17, Exodo 21:2-6, Exodo 21:16, Levítico 22:11, Levítico 25:39, Levítico 25:44-46) e incluso da normas sobre como golpearlos (Exodo 21:20-21). Pero por supuesto que Jesús condenó tales actos, ¿o no? No. Al contrario, él también apoyó la institución de la esclavitud (Lucas 12:45-48), así como también lo hizo Pablo (Efesios 6:5-9) y lo confirman otras cartas del Nuevo Testamento (1 Timoteo 6:1-2, Colosenses 3:22). La Biblia también habla muy favorablemente sobre actos que cualquier persona normal considera horribles, como el genocidio (Exodo 34:11-14, Levítico 26:7-9, 1 Samuel 15:2-3, y muchas más), la violación (Deuteronomio 20:10-14, Deuteronomio 21:10-14, Deuteronomio 22:23, Deuteronomio 22:28-29, Jueces 21:10-24, Números 31:7-18, 2 Samuel 12:11-14, Jueces 5:30, Exodo 21:7-11, Zacarías 14:1-2), la inmundicia de las mujeres cuando tienen su menstruación (Levítico 15:19-30, Levítico 20:18, Ezequiel 18:5-6), la sumisión y la misoginia contra las mujeres (1 Corintios 3:10, 1 Timoteo 2:11-15, Efesios 5:22-24), el asesinato violento, cruel y despiadado (Deuteronomio 17:12, Exodo 21:15, Exodo 22:17, Levitico 20:13, Levítico 21:9, Exodo 22:19, 2 Cronicas 15:12-13, Exodo 31:12-15, Isaías 14:21, Ezequiel 9:5-7, Jeremías 48:10, Exodo 32:26-29).

No es de sorprenderse entonces que nos diga en Deuteronomio 13:6-11 que hay que matar a todo aquel quien no crea en el dios de la Biblia:

6 »Si te incita tu hermano, el hijo de tu madre, o tu hijo, tu hija, tu mujer o tu amigo íntimo, diciéndote en secreto: ‘Vayamos y sirvamos a dioses ajenos’, que ni tú ni tus padres conocisteis, 7 –los dioses de los pueblos que están en vuestros alrededores, cerca de ti o lejos de ti, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de ella–, 8 no consentirás con él ni le prestarás oído, tu ojo no lo compadecerá, no le tendrás misericordia ni lo encubrirás, 9 sino que lo matarás; tu mano se alzará primero sobre él para matarlo, y después la mano de todo el pueblo. 10 Lo apedrearás hasta que muera, por cuanto procuró apartarte de Jehová, tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de la casa de servidumbre, 11 para que todo Israel lo sepa y tema, y no vuelva a hacer en medio de ti cosa semejante a esta.

¿Qué hermoso verdad?

Muchas personas creen que Jesús (si es que realmente existió), vino al mundo a hablar de paz y de amor y para quitar todas las leyes absurdas, deleznables y violentas de las épocas del Antiguo Testamento, pero lamentablemente eso es únicamente un mito que los líderes cristianos repiten desde el púlpito sin ningún fundamento, porque las palabras que se le atribuyen a Jesús en ese respecto son las siguientes:

17 »No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir, 18 porque de cierto os digo que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; pero cualquiera que los cumpla y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos. 20 »Por tanto, os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (Mateo 5:17-20).

En Lucas 12:51 nos dice:

51 ¿Pensáis que he venido para traer paz a la tierra? Os digo: no, sino enemistad. 52 De aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres; 53 estará dividido el padre contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra.

Si es cierto que cómo usted dice que:

El verdadero significado de toda escritura sagrada solo puede conocerse mediante la experiencia personal. Tal conocimiento interior es accesible a todos los seres humanos que han logrado la percepción de alma o la realización del ser.

pues estoy infinitamente agradecido con mis padres por haberme enseñado a pensar por mí mismo y no haber sido adoctrinado de tal manera que a través de mi “experiencia personal” y la “realización del ser” aprenda a justificar los pasajes anteriores y muchos otros más, o a referirme a tan aborrecible libro como “libro sagrado”. Espero poder vivir algún día en un mundo en el que la gente se haya dado cuenta que la Biblia no es más que un libro escrito por personas ignorantes y salvajes que no conocían las verdaderas causas de las cosas y con un sistema moral muy inferior al que tenemos en la actualidad. Realmente es vergonzoso que exista gente en pleno siglo XXI que crea que la Biblia es un documento digno de cualquier elogio. Cómo usted mismo dice, se nota que no saben el contenido del libro sobre el cual están poniendo su mano para demostrar que tienen valores.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

3 Comments

  • Reply September 3, 2011

    Elisa Asturias

    Tambien los musulmanes tienen esa “experiencia personal” con el Corán, los indués con los Vedas y el Bhagabad-Gita, entonces la experiencia personal no es argumento válido para asegurar lo que usted sugiere: que la Bíblia es transformadora de vidas.
    Los políticos usan la Bíblia como manipulación para ganar adeptos. Los religiosos para enriquecerse, como Harold Caballeros. En realidad la Bíblia está llena de odio y violencia y no debe ser utilizada por el Estado.

  • Reply September 6, 2011

    Admin

    Gracias Elisa. Este argumento es bastante poderoso, pero a la vez es largamente incomprendido por los creyentes religiosos porque simplemente no conciben que alguien que crea en un dios diferente pueda experimentar las mismas cosas que les suceden a ellos, que creen en el único dios verdadero.

  • […] El lema de su partido fue – y sigue siendo – “Dios, Patria y Libertad“. Manuel Baldizón recorrió el país haciendo campaña con una Constitución en una mano y una Biblia en la otra, pregonando que iba a […]

Deje un comentario

Add Comment Register