Dios, Patria y Libertad (de plagio)

Hace unos días, resonó la noticia de que el diputado Mariano Rayo, candidato a la reelección por el Partido Unionista, plagió descaradamente una columna del periódico argentino La Nación, y trató de hacerla pasar como suya. Esto ya de por sí es un acto vergonzoso, sobre todo para una persona a la que se le ha delegado la responsabilidad de representarnos en el Congreso de la República. En un país como Guatemala, en donde se carece de originalidad de pensamiento – casi todo lo importamos de países y culturas ajenas a la nuestra – y en el que estamos acostumbrados a tener a gente corrupta en puestos de autoridad y de influencia, esto no me sorprende tanto. Sí me resulta, en cambio, bastante irónico porque sale del partido político que ha basado su campaña en repetir hasta el cansancio que son la mejor opción porque son “confiables” y que, por encima de todo, tienen al creador del Universo de su lado. Se jactan, sobre todo su candidata a la presidencia, de ser superiores a los otros candidatos porque son personas que tienen a Dios en sus vidas. Su comportamiento, sin embargo, demuestra lo contrario. La verdad del asunto es que todos, seamos o no religiosos, somos igual de propensos a cometer estupideces y de comportarnos de forma poco ética. Por eso es necesario que comprendamos la ética y la moralidad como hechos completamente materiales, producidos por la selección natural, y no nublar el panorama con demagogia sobrenatural.

Agradezco públicamente a Mariano Rayo por este autogol.

Secularismo 1, Religiosidad 0.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

3 Comments

  • Reply September 2, 2011

    Luis F. Prieto

    No me impresiona nada que Rayo demuestre ese desprecio y cinismo a su público lector con semejante aberración moral, al contrario, las leyes que ha propuesto siempre han venido en esas líneas, nada originales, siempre “inspiraciones” de otros rumbos, incluso ha sido tan descarado de proponer que solo empresas nacionales son “confiables” para vender seguros (haciendo como que no sabemos que su patrón, el bachiller Arzú es socio de seguros el Roble) cuando las transnacionales no lo son. En resumen, Rayo es un cholero de sus jefes políticos, nunca ha trabajado por la ciudadanía y lo que me revienta es que no renuncie, como haría cualquier político medianamente decente en cualquier país con siquiera algunos cuantos estándares morales. A ese personaje, lo tendremos que aguantar saber hasta cuando, ojalá que nadie votara por él. Curioso que los medios no han sido más filudos en explorar esta noticia, incluso pensé que el pluma comprada de Juan Luis Font tocaría algo en las 8:45 y ni mu.

    Luis F. Prieto

  • Reply September 9, 2011

    Henry Ricardo Reyes

    Y suena ridículo lo que utiliza para “disculparse”

    “Desde que salieron estas publicaciones mi carrera política se ha visto afectada; pero le agrego que existen otros columnistas que también roban publicaciones para expresarse”.
    — Mariano Rayo, diputado Unionista – Tomado de la página web de Siglo 21.

    Entonces como otros lo hacen eso ya lo vuelve correcto? Si le quedara algo de valor al tipo este, debería de pasar recogiendo la ética que dejó tirada en el piso desde hace saber cuanto y renunciar a la candidatura a diputado.

    Si así es el “Equipo Confiable” … imagínense otros que como abanderado tienen a un ex acusado por muchas cosas. No hace falta decir nombres.

  • Reply September 10, 2011

    Admin

    Muchas gracias Henry, es realmente vergonzoso todo lo que rodea este incidente.

    “[…] existen otros columnistas que también roban publicaciones para expresarse”.

    No, no las roban para “expresarse”. Las roban para presumir con intelecto ajeno.

Deje un comentario

Add Comment Register