'Lying': Lo nuevo de Sam Harris

Hace unas cuantas semanas, Sam Harris anunció en su blog, de manera muy enigmática, la publicación de lo que aparentaba ser su nuevo libro para el mes de septiembre. Finalmente salió hace un par de días, en el formato de Kindle Single, lo cual significa que no es un libro tradicional, de regular extensión, sino más bien un ensayo. Algunos académicos han optado por este novedoso formato para difundir ideas que no requieren de un libro completo para exponer, pero cuyo desarrollo sí puede resultar más extenso de lo que normalmente se publica en un blog. Christopher Hitchens, por ejemplo, publicó un ensayo en este formato sobre Osama Bin Laden, llamado The Enemy. Creo que es un formato que combina lo mejor de ambos mundos y que además permite al escritor recibir alguna recompensa económica por su trabajo.

Lying, es un ensayo corto que puede ser leído en una sola sentada (yo lo leí en aproximadamente 30 minutos) y que a pesar de su corta extensión, dice muchísimas cosas que realmente estimulan el intelecto e invitan a una reflexión constante. Pero, ¿sobre qué? Mark Twain, en alguna ocasión dijo que “no hay ningún hecho que se haya establecido más claramente que el hecho de que mentir es una necesidad de nuestra circunstancia – la deducción de que la mentira es entonces una virtud, no hace falta siquiera mencionarla”. Mark Twain dijo esto en un tono bastante irónico, por supuesto, pero para muchas personas parece ser que es un modo de vida. Hemos construido una sociedad en la que hemos hecho de las mentiras una virtud precisamente porque las consideramos necesarias. Mentimos sobre cosas triviales bajo la excusa de que estamos evitando un mal rato o herir sentimientos. Incluso las nombramos con un ridículo eufemismo: “mentiras piadosas“. No necesito tomarme demasiado en serio el postmodernismo para notar la arrogancia que emana de tal descripción: una persona que cree que le está haciendo un favor a otra con decirle una mentira, es una persona que se cree superior y que cree que tiene derecho a decidir por ella cuál es la información que debe de tener. Sam Harris lo dice con su particular franqueza:

Cuando suponemos mentir para beneficio de alguien más, hemos decidido que nosotros somos los mejores jueces sobre qué tanto debe de comprender acerca de su propia vida – sobre su apariencia, su reputación, o sus posibilidades en el mundo. Creer esto es adoptar una posición bastante extraña y requiere de una justificación. A menos de que alguien sea un suicida o que se encuentre al borde, decidir qué tanto una persona puede conocer sobre sí misma es la quintaesencia de la arrogancia. ¿Qué actitud puede ser más irrespetuosa hacia un ser querido?

Este tipo de mentiras, no son el único blanco de Harris – ataca a la deshonestidad en general. Sus argumentos en muchas ocasiones son bastante pragmáticos y me resultaron muy centrados y convincentes. Un ejemplo:

Las mentiras engendran más mentiras. A diferencia de simples declaraciones de hechos, que no requieren de ningún trabajo adicional de nuestra parte, las mentiras deben de ser continuamente protegidas de colisiones con la realidad. Cuando dices la verdad, no tienes que llevar control de nada. El mundo mismo se convierte en tu memoria, y si surgen preguntas, siempre puedes dar las respuestas correctas. Incluso puedes reconsiderar ciertas cosas y honestamente cambiar tus opiniones. Y puedes discutir abiertamente tus confusiones, conflictos y dudas con cualquiera. De esta manera, un compromiso con la verdad es un purgante de errores natural.

Es posible que algunos consideremos que Harris no está diciendo nada que no sepamos ya, pero sí creo que es un mensaje necesario. Aparte, es la primera vez que leo a alguien que se tome la molestia de hablar de ello y sobre todo, que lo haga de una forma tan clara y tan franca. Algunas de estas cosas pueden resultar siendo simples cuestiones de sentido común, aunque en realidad muy pocas personas las pongan en práctica. Sin embargo, el genio de Harris está en su extraordinaria habilidad para articularlas. Muy recomendable, y por $1.99 es realmente una ganga.

Disponible en Amazon, para Kindle, Mac, iPhone, iPad, Blackberry, Android y PC.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

Sé el primero en comentar

Add Comment Register