Sobre la blasfemia y otras ofensas imaginarias

Acabo de enterarme, a través de una noticia de elPeriódico, que un acto programado para hoy a las 11:00 en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, con el propósito de develar una nueva escultura de Manolo Gallardo dedicada al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, fue cancelado.

¿Por qué?

Según elPeriódico, desde hace unos días comenzó a circular en internet un documento solicitando firmas digitales y hacerla llegar a Elizabeth Quiroa (directora de la Seprem) para pedir la cancelación del evento porque “[e]s una burla y una falta de respeto a todos los cristianos en el mundo, en especial a las mujeres. Exigimos respeto a las creencias cristianas quienes somos la mayoría en la población guatemalteca.”

Para comenzar, no creo que sea una “burla y una falta de respeto a todos los cristianos en el mundo.” Yo conozco a varios que no son tan mojigatos y que saben respetar el derecho a la libertad de expresión de todo el mundo, no únicamente de quienes piensan como ellos. De todas maneras, ¿en dónde está la burla y lo ofensivo? ¿En que la obra representa a una mujer desnuda y (aparentemente) crucificada? No sabía que los cristianos tienen derechos exclusivos sobre historias, pinturas, esculturas y otras obras de arte que contengan crucifixiones. No hacen falta cruces ni clavos (los cuáles no están presentes en esta escultura), una pose sugestiva es suficiente.

Si a estos ultra-religiosos los ofende ver a una mujer desnuda (supuestamente) imitando a su héroe de ficción, a mí lo que me encabrona es que estas personas mojigatas, retrógradas, hipócritas y—hay que decirlo—sumamente imbéciles, una y otra vez se salgan con la suya y logren pisotear el derecho a la libertad de expresión de quienes no comparten los mismos “valores” que ellos. Si un homosexual o un indígena sufre de burlas, abusos, discriminación y otras cosas, tiene que mover cielo y tierra para que lo escuchen y para que las autoridades actúen. Pero si alguien hace un dibujito que se burla de Jesús, en cinco minutos ya está solucionado el asunto.

Por otro lado, es evidente que la capacidad de indignación de estas personas es muy selectiva y muy limitada. Cuando se hizo público que en la Iglesia Católica violaban niños con total conocimiento de sus más altas autoridades y que se protegía a los ofensores, ¿en dónde estaban todos estos defensores de la única, verdadera y superior moral cristiana? ¿Acaso cuando un cura manosea y penetra a un niño en su oficina, eso no califica como “una burla y una falta de respeto a todos los cristianos en el mundo”? Juzgando por sus acciones, es evidente que no.

No deja de asombrarme su rapidez para ofenderse y poner el grito en el cielo por una broma, un chiste, una tira cómica, una columna en un diario o una obra de arte y su sepulcral silencio a la hora de llamarle la atención a los feligreses o los líderes de su iglesia cuando cometen un error o cuando actúan con irresponsabilidad. En el caso de los musulmanes, cuando se dibuja a su profeta, gritan a los cuatro vientos que han sido víctimas de una grave ofensa, pero cuando sus homólogos extremistas queman embajadas, amenazan a escritores y caricaturistas o asesinan a directores de documentales, no se escucha ni un suspiro de parte de los “creyentes moderados” para denunciar tales atrocidades. Veo a muchas personas ofenderse por caricaturas, pinturas o esculturas y exigir “respeto”, pero cuando deben de hablar en contra de los sacerdotes pederastas, de Wojtyla por haberlos protegido o de Ratzinger por mentirles a los africanos sobre los preservativos, brillan por su ausencia.

Lamentablemente es casi exclusivamente la comunidad secular/atea quien denuncia estos atropellos. Ya es hora de que con el mismo ahínco con el que protestan por tiras cómicas, columnas de opinión, esculturas o chistes en Facebook, también protesten por todos los abusos que se cometen en nombre y por causa de lo que dicen sus líderes y sus libros “sagrados.” También es hora de que se den cuenta de que se respeta a las personas, no a las ideas (dentro de las cuales se incluyen las religiones) y que todos tenemos derecho de expresar abiertamente lo que pensamos sobre X o Y asunto sin que tengamos que callarnos porque a Fulanito le ofende.

Hipócritas. Hipócritas everywhere.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

8 Comments

  • Reply November 25, 2012

    luis chinchilla

    Recuerdo que leí hace poco que alguien dijo “no respeto tu religión, respeto el derecho que tienes de tenerla”
    Sería bueno que esta gente entendiera eso.

  • Reply November 25, 2012

    Spark

    los súbditos de tal “eminencia” son ignorantes porque así fueron hechos, con las ideas e interpretaciones que cada quien se le de la gana relatar… pero es mas triste que esta horda de “santos y castos” puedan mover el mundo a la conveniencia de sus comprimidas mentes. Y el caso es que no se pueden imitar tales acciones por causas de mayor ímpetu, porque el respaldo es la gloriosa y poderosa iglesia católica. aaahhh… pero sin el deje de esperanza, se puede confiar en algunos pocos todavía u__u ojalá.

  • Reply November 26, 2012

    Jose Rosales

    Esos mojigatos mencionados se olvidaron de uno de los mensajes mas revolucionarios de Jesús: Buscar la verdad porque ésta libera a quien la busca. Por otro lado, la jerarquía de la iglesia católica siempre ha sido retrograda, siempre ha expulsado de su grey a los verdaderos cristianos que dentro de sus fieles existen y han existido. Denunciarla es bueno, pero no hay que esperar enmiendas de su parte, porque cuando estas llegan, es después de varios siglos.

  • Reply November 27, 2012

    Jaime R. C. Letona

    Concuerdo, el fanatismo carcome y ciega. Es una tristeza que el poder está del lado de quienes tienen por “valores” una mitología retorcida.

  • Reply December 10, 2012

    FAP FAP FAP

    Tu madre hijo de la gran puta, si no te gusta agarra un avion y vola a la verga añldskjakñlsjdklasj

  • Reply December 19, 2012

    MARCO

    La imagen no es ninguna burla ni falta de respeto al cristianismo, simplemente representa el tormento de una mujer abusada y tambien representa una campaña contra eso. Lamentable que haya sido cancelado el acto y que con una mentira hayan logrado esto. Muchas de estas personas hacen de todo menos seguir las enseñanzas de jesus, pues acuden a las artimañas o en el peor de los casos a la violencia para detener algo que no les gusta o va contra sus intereses. El problema en todo es el fanatismo, y los hay de todos tipos y colores, hasta fanaticos ateos que solo buscan confrontacion. En todo caso, muy buen articulo, es un tema muy extenso y que tomaria horas debatir, pero creo que en general da en el punto.

  • Reply February 15, 2013

    Rafael Barrios

    Lo que me llama la atención de el columnista es el empeño que tiene en defender a los homosexuales y niños abusados, no está bien que hayan niños abusados por sacerdotes hipócritas y eso es algo lamentable, pero desde el punto de vista cristiano no está bien el homosexualismo también y ellos están en su derecho de criticar, creo que esta critica está más inclinada a las preferencias sexuales que se tienen y a la discriminación que ha sido vividas por el columnista, está bien considero que la gente tiene el derecho de expresión, pero como Guatemaltecos tenemos que ser críticos en todos los aspectos, en lo personal veo que todos los artistas Guatemaltecos no trabajan por arte únicamente, también sus acciones van encaminadas al sensacionalismo buscan la manera de como captar la atención del publico, es decir “son artistas chafas” no es necesario recurrir a algo tan sagrado para muchos como la crucifixión y resurrección de Jesucristo para ser un artista famoso, por el contrario hay que crear es decir ser un verdadero artista no un amarillista que solo revive historias del pasado y las relaciona con el presente, eso lo comparo con un periodista ignorante y amarillista que lo único que hace es venderse y se mete hasta debajo de la cama para lograrlo, ” Zapateros hagan zapatos, Artistas por favor innoven sean creativos, exprésense como únicamente ustedes saben hacerlo, si no es así déjenme decirles que NO SON ARTISTAS busquen otra ocupación.

  • Reply February 16, 2013

    Sergio Oliva

    Que agradable leer un artículo de esta calidad, escrito por un guatemalteco o guatemalteca. Estamos acostumabrados a los artículos de los periódicos que son católicos hasta la médula.

    Adelante

Deje un comentario

Add Comment Register