El que peca y tuitea empata

Algunos tuiteros molestos, recompensan a sus seguidores siguiéndolos de vuelta. Otros ofrecen ofertas y descuentos en sus productos, y hay, incluso, los que ofrecen pagos en efectivo. El Vaticano, sin embargo, no se presta para tales juegos mundanos: sus  recompensas son en pagaderas en el más allá.

En lo que parece ser un intento de ‘ponerse al día’ y captar los corazones de los más jóvenes, el Vaticano anunció que ofrecerá indulgencias a quienes sigan y retuiteen los mensajes de la cuenta oficial del papa Francisco en Twitter durante la Jornada Mundial de la Juventud, a llevarse a cabo a finales de este mes en Brasil.

Durante el evento, el papa otorgará indulgencias a los asistentes pero en un gesto de consideración con los fieles que no pueden costearse un viaje a Brasil, han extendido este servicio de alivio de dificultades post-mórtem al internet. Así, todos los católicos tendrán la oportunidad de reducir el tiempo que, según la teología católica, sus almas tienen que pasar en el Purgatorio antes de poder entrar al cielo.

“No se pueden obtener indulgencias igual que se saca un café de una máquina expendedora”, señala el arzobispo Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

Para conseguir su indulgencia, lo único que los fieles deben hacer es seguir la Jornada por la televisón, y estar pendientes de las redes sociales para leer y retuitear los mensajes del papa Francisco.

El Vaticano ha advertido, sin embargo, que esto no es un juego; esto no significa que para que los pecados sean perdonados sólo hay que hacer unos cuantos clicks, aseveran con seriedad. Las indulgencias se otorgarán únicamente a los católicos (el firewall del Vaticano es muy estricto, lo sentimos) que sigan la Jornada con verdadera devoción, que se hayan confesado con el sacerdote más cercano y que se hayan arrepentido genuinamente de sus pecados con anterioridad. “No se pueden obtener indulgencias igual que se saca un café de una máquina expendedora”, señala el arzobispo Claudio Maria Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

“Lo importante es que los tweets que el papa envía desde Brasil y las fotos de la Jornada publicadas en Pinterest, produzcan un efecto espiritual en los corazones de todos”, dijo Celli.

En tu cara, Martín Lutero.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

Sé el primero en comentar

Add Comment Register