De judíos ortodoxos en Atitlán

Mucho se ha dicho acerca del conflicto y posterior desalojo de la comunidad de judíos ortodoxos del pueblo San Juan La Laguna a orillas del Lago de Atitlán. Si algo es seguro en todo esto, me parece, es que estamos frente a un fenómeno bastante más complejo de lo que muchos han querido admitir. También hay mucha—demasiada—carga ideológica. Esto es embarazosamente obvio, no sólo en las discusiones personales, sino en la cobertura que los medios han dado al asunto—ya sea en notas de prensa o en columnas de opinión.

El hecho de que un pueblo indígena expulse de su comunidad a un grupo de personas “extrañas” ha servido a muchos de excusa perfecta para justificar su propio racismo. En redes sociales circulan comunicados que, irónicamente, acusan a los sanjuaneros de racistas y xenófobos, siendo racistas y xenófobos. Estuardo Zapeta, por otro lado, propaga la incoherente idea de un racismo a la inversa desde su columna dedicada al tema. En un país con una historia de violencia y totalitarismo, con un pobre sistema educativo, con tan marcada desigualdad social y tan dividido por el conflicto armado interno, no es de extrañarse que estas ideas tengan un cierto atractivo. Pero Zapeta, ha de enfatizarse, tiene una maestría en antropología social por la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY). Me parece que esto va más allá de simple ignorancia y condicionamiento social, y es, además, una vergüenza académica.

Mario Archila, escribiendo en Soy502, se refirió al incidente en términos de regímenes totalitarios y persecución religiosa que poco ayudan a pensar de forma clara y racional sobre lo que está sucediendo. Comparaciones con lo que sucede en Gaza, Syria e Irak; o la Alemania Nazi y el foso de los leones del coliseo romano, lejos de abrir el debate sólo sirven para cerrar la puerta a cualquier discusión racional. El maniqueísmo y el moralismo tan incrustados en nuestra cultura, tan propensos a dividir todo en nítidas categorías de ‘blanco’ y ‘negro;’ ‘buenos’ y ‘malos;’ ‘canchitos trabajadores’ e ‘indios huevones;’ y a concluir que “si no estás conmigo, estás en mi contra” nublan aun más los juicios.

Esta forma argumentativa es tan común, que el filósofo Leo Strauss la bautizó sardónicamente con el nombre Reductio ad Hitlerum. Esto es, intentar desacreditar una idea o personas haciendo una comparación irrelevante con la figura de Adolf Hitler o los nazis.

— “¿Sabés quiénes pensaban eso también? Los nazis.”

— “¿Sabés quién tomaba hefeweizens también? Hitler.”

Las comparaciones ni siquiera tienen que ser certeras—Hitler no bebía alcohol y se dice que era vegetariano—simplemente basta con lanzarlas al aire para acabar con cualquier intento de discusión racional. Ya nos lo dice la Ley de Godwin: si una discusión en internet, independientemente del tema, se extiende lo suficiente, tarde o temprano alguien va a comparar a algo o alguien con Hitler o los nazis. O, en el caso de Archila, con los nazis, el conflicto de Israel y Palestina, el fundamentalismo islámico y los juegos sangrientos del antiguo coliseo romano.

Estoy de acuerdo con Archila y muchos otros en que esta es una situación sumamente desagradable y desde muchos puntos de vista, criticable. Creo, sin embargo, que es importante comprender el problema adecuadamente y no caer en la irresponsabilidad de hablar desde la ignorancia y la comodidad de nuestras ideologías y sesgos cognitivos. Con este propósito, rescato la comparación de Archila con el coliseo romano. Es, de muchas maneras, una comparación absurda que parte desde una posición de ignorancia sobre la vida política y religiosa del antiguo Imperio Romano, y una forma de Reductio ad Hitlerum; pero apegándonos a la evidencia histórica que tenemos del Imperio Romano, nos puede servir mucho para entender mejor el problema en San Juan La Laguna.

Los romanos, a pesar de tener un gobierno en donde política y religión eran inseparables e indistinguibles, no solían echar a las personas a los leones por el simple hecho de “no comulgar con la religión del emperador,” como sugiere Archila en su publicación. Su modelo de interacción con las creencias religiosas foráneas fue uno de tolerancia y absorción. Siempre dieron cabida a las creencias religiosas de los pueblos que ocupaban y trataban de incorporarlas a la religión del Imperio. No porque creyeran en la libertad de culto—eso es un concepto moderno y por lo tanto anacrónico—sino porque era muy útil para mantener la paz y evitar disturbios. Esto, unido a su poderío militar fueron dos claves para su éxito durante siglos. El ejemplo de este modelo, por excelencia, es la integración de las deidades griegas al panteón romano. En lugar de imponer sus creencias a los griegos, las ‘romanizaron.’ Zeus se convirtió en Júpiter; Atena se convirtió en Minerva; Afrodita se convirtió en Venus; Poseidón se convirtió en Neptuno; y así sucesivamente.

Lo mismo aplicaba para judíos, cristianos y cualquier otra religión adherida al Imperio. El caso de los cristianos es bastante ilustrativo, especialmente por la conocida historia de persecución que supuestamente sufrieron a manos de los romanos. La tradición cristiana, y en especial la católica, está llena de historias de mártires que supuestamente murieron de manera injusta y violenta por el simple hecho de ser cristianos. Como la evidencia ha mostrado, la realidad es muy diferente. Por razones que no son de mucha importancia para este texto, estas historias han mostrado tener muy poca validez histórica y evidentemente fueron inspiradas en hechos e historias paganas y judías como la muerte de Sócrates, los héroes griegos de guerra o la historia de Daniel y el foso de los leones.

El disgusto que los romanos tenían por los cristianos sí era real, pero poco tenía que ver con desacuerdos teológicos. A pesar de la relativa libertad que los romanos les ofrecían en materias religiosas, que esto no interfiriera con la debida lealtad al Imperio—que conjugaba poder político y religión—era algo muy importante. Los cristianos, aparte de negar la existencia de los dioses romanos, no cumplían con sus obligaciones civiles, no participaban en la sociedad y se rehusaban a jurar lealtad al emperador y a Roma. Cuando eran llevados a la corte para ser cuestionados al respecto, se mostraban intransigentes, irreverentes y hasta amenazantes. Esto, desde el punto de vista de las autoridades, era sumamente subversivo y equivalía a traición política. Visto así, era imposible llegar a soluciones pacíficas y el resultado era una ejecución pública y violenta.

He de enfatizar que exponer la historia de desobediencia y actitud retadora de los primeros cristianos no es de ninguna manera, una justificación para su ejecución. Repito: esto no es, de ninguna manera, una justificación para ejecutar personas. Desde nuestro punto de vista moderno, esto es claramente injusto, salvaje y repudiable. Sin embargo, creo que podemos estar de acuerdo en que es posible ver cómo un emperador romano pudo ver justificadas sus acciones y considerarlas moralmente correctas en defensa de la unión del Imperio.

¿Qué tiene que ver esto con San Juan La Laguna? La percepción generalizada en Guatemala es que esto es un problema exclusivamente de xenofobia y de intolerancia religiosa. Algo de esto debe de haber, me temo, pero no parece ser ni la raíz del problema ni la historia completa. De acuerdo al acta notarial que se firmó durante la reunión entre el Consejo de Ancianos del pueblo y representantes de la comunidad judía, el descontento de los sanjuaneros se debe a varios motivos. Aparentemente, los judíos (tanto los extranjeros como los locales en proceso de conversión) se comportan de forma arrogante con ellos, no saludan, los ignoran y tratan con desprecio; no llevan a sus hijos a los centros de salud ni a las escuelas, lo que es percibido como abuso infantil por los lugareños; encierran a sus mujeres y se bañan desnudos en el lago; deambulan por el pueblo a altas horas de la noche, en contra de las costumbres del lugar; hablan mal del pueblo con otras personas y con los medios. Por su lado, los judíos reclaman que han sido agredidos física y verbalmente.

Claro, es posible que no todas las razones sean válidas, que haya exageraciones y mucho miedo al “otro” diferente, pero no hay que ser cínicos. A nadie le gusta ser tratado como inferior y muchos somos naturalmente resistentes al cambio. Me parece que al igual que con los cristianos y los romanos, aquí podemos empatizar un poco con los sanjuaneros y comprender por qué su rechazo a lo que ven como una amenaza a la integridad de su comunidad. Esto no justifica, sin embargo, las agresiones físicas y verbales, o la decisión de expulsarlos. Me parece que ambas partes pudieron haber cedido y arreglado sus diferencias de manera más civilizada. O es es lo que quisiera creer.

En fin, es una situación muy desagradable y desafortunada. Ya vivimos en medio de suficiente división social y cultural, como para acentuarla con más prejuicios, desinformación, sesgos ideológicos u opiniones simplistas vertidas desde una posición de cómoda ignorancia. Lo siento, pero utilizar esto como una justificación para decir “indios racistas de mierda,” y negar que en Guatemala los indígenas sean objeto de racismo todos los días, es una clara manifestación de estupidez. Como siempre, lo importante acá es que seamos responsable y nos informemos para no propagar ideas perjudiciales; y por qué no, hasta aprender de nuestros propios errores.

Oscar G. Pineda

Oscar es un mamífero bípedo, de la especie Homo sapiens. Disfruta observando extrañas y repetitivas manchas en pedazos de papel, y oyendo a personas de acento raro hablar de peces con patas saliendo del mar; usando palabras raras como ‘qualia’ o números con muchos, muchos ceros. Tuvo la loca idea de dedicar su vida a hacer lo que le gusta, así que ahora está estudiando filosofía en la universidad y ciencia en su tiempo libre. Así se siente a gusto, cuestionando todo; hasta lo que “no se debe cuestionar”. Ah, y odia escribir sobre él mismo en tercera persona.

32 Comments

  • Reply August 31, 2014

    Juan Pablo Pira

    Bien. Uno que hable del otro lado del escritorio.
    Sin embargo, no estoy tan de acuerdo en muchas cosas. La severidad del castigo debe ser proporcional a la falta. Por no saludar, ignorar, ser arrogante, intentar fijar precios… creo que se puede llamar a una personas malcriada, arrogante, pesada o chucha. Pero no creo que amerite obligarlo a abandonar su casa.
    La cosa del abuso infantil es mucho más seria. Sin embargo, al revisarla es evidente que viene -en una forma similar a lo que usaste para descartar en dos líneas las Acta Martyrum- del proceso que se les siguió a los Lev Tahor en Canadá. Los ecos de ese proceso son lo que dicen los sanjuaneros. El problema de abuso era que tenían a todos los niños “homeschooled” y que le pegaban para disciplinarlos. Aparentemente, no se trata de golpes a manera de dejarlos medio-muertos sino las tradicionales nalgadas y cinchazos… ¡tampoco apruebo! pero creo que la cosa es más de miedo al distinto que de interés por los niños. Tampoco creo que en San Juan sean desconocidas las nalgadas y los cinchazos.
    Las otras acusaciones relacionadas a abuso infantil eran más fáciles de ser explicadas por la pobreza que por la crueldad. Que vivían muchos niños en la misma habitación, que tenían pocos juguetes, que sus casas estaban sucias, que las niñas se casaban jóvenes… ojalá que no quieran decir en el extranjero que los guatemaltecos son crueles por hacer precisamente esas cosas. Nuevamente yo veo que el proceso de los canadienses es la fuente probable de las acusaciones.
    En fin… estos caballeros de negro no son de lo más “mainstream” ni se ven tan simpáticos, pero esa no es razón para negarles sus derechos.
    Su conducta era extraña, posiblemente desagradable y molesta. Pero no merecen ese trato.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Gracias por leer y comentar, Juan Pablo.

      El tema central del texto no es dar detalles de por qué las actas de los mártires son poco confiables y por qué aparentan casi seguramente ser fabricaciones posteriores. Eso da para otro texto diferente, y pienso abordarlo en el futuro cercano.

      Yo tampoco creo que las “malcriadezas” de los judíos hayan tenido que solventarse con una expulsión del lugar y lo dije claramente hacia el final del texto. Todos podemos tener opiniones diferentes sobre cómo se debió proceder o si las razones eran válidas o no, pero ese no es el punto. Lo que intento mostrar es que no cae nada mal ponerse por un momento en los zapatos de los habitantes de San Juan y pensar en cómo nos sintiéramos si estuviéramos en la misma situación y en su contexto, antes de juzgar inmediatamente que esto es claramente un caso de racismo, xenofobia, ignorancia, etc. Puede haber algo de esto, pero es mucho más complejo que eso.

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Bran

    Hola Oscar, me parece muy atinado y balanceado tu post y ademas me sacaste una buena carcajada con la ley de Godwin y reduccion ad hitlerum.

    No me he informado lo suficiente sobre el tema en Guate, pero lei todo un articulo interesante sobre como los judios ortodoxos han “invadido” y acaparado barrio por barrio ciertos sectores de Jerusalem. Su forma de vida es totalmente gregaria, altamente reproductiva y algunos le agregarian aires de conquista y division.

    Todos estos son aspectos que por definicion invitan al “us versus them”, y si lo aderezamos con actitudes teologicas inflexibles distintas de la poblacion local, casi diria que esto era una bomba de tiempo.

    Repito que no conozco los pormenores, pero una raza que insiste en mantenerse pura, y considerarse cosa aparte va totalmente en contra del proyecto humano que creo que debemos fomentar. Ademas los alrededores del lago son quizas mi lugar favorito en el mundo y los lugarenyos siempre me han parecido muy amables.

    En fin, mis dos centavos en la discusion. Un caluorso saludo desde Amsterdam!

    Pablo Bran
    Autor
    http://www.sincreercreyendo.com

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Muchas gracias por leer y comentar, Juan Pablo.

      Sí, hay más cosas que complican más el asunto. Me basé en lo que dice el acta notarial porque no quise dar cabida a rumores y especulaciones, pero he escuchado y leído que algunos llegan al extremo de cambiarse de banqueta para no toparse con un sanjuanero.

      Saludos.

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Bran

    Hola Oscar, me parece muy atinado y balanceado tu post y ademas me sacaste una buena carcajada con la ley de Godwin y reduccion ad hitlerum.

    No me he informado lo suficiente sobre el tema en Guate, pero lei todo un articulo interesante sobre como los judios ortodoxos han “invadido” y acaparado barrio por barrio ciertos sectores de Jerusalem. Su forma de vida es totalmente gregaria, altamente reproductiva y algunos le agregarian aires de conquista y division.

    Todos estos son aspectos que por definicion invitan al “us versus them”, y si lo aderezamos con actitudes teologicas inflexibles distintas de la poblacion local, casi diria que esto era una bomba de tiempo.

    Repito que no conozco los pormenores, pero una raza que insiste en mantenerse pura, y considerarse cosa aparte va totalmente en contra del proyecto humano que creo que debemos fomentar. Ademas los alrededores del lago son quizas mi lugar favorito en el mundo y los lugarenyos siempre me han parecido muy amables.

    Que si expulsarlos fue ir muy lejos? Quizas, pero en una sociedad se necesita ser acomodativo y flexible, ambos la antitesis de la ortodoxia. Si los locales son los inflexibles entonces tienen mi desapruebo por igual.

    En fin, mis dos centavos en la discusion. Un caluorso saludo desde Amsterdam!

    Pablo Bran
    Autor
    http://www.sincreercreyendo.com

  • Reply September 1, 2014

    Armand

    Creo que el problema no es de racismo mas de la intolerencia de estos ultra-ortodoxos. Los cuales por sus costumbres extremas provocan miedos en sus vecinos.. Soy de la opinion que la religion debe ser del ambito privado y que en el espacio publico todos somos hijos de la republica. Por lo tanto si estos señores ortodoxos dejarian sus creencias a la puerta de la casa no serian percibidos de esta manera y ni tampoco habrian tenido que salir del pueblo.
    No es ser intolerante que de pedir que en el espacio publico todos seamos iguales..?

  • Reply September 1, 2014

    Byron Cameros

    Te comento me parece muy interesante tu punto de vista a pesar que tiene una fallas bastante grandes para ser ignoradas por ejemplo los judios ortodoxos entablaron una negociación para llegar a un acuerdo ellos tenian la voluntad de cambiar para llegar a una convivencia pacifica segundo si por religion ellos no podian hacer ciertas cosas como dar la mano o hablar con otras personas durante un tiempo determinado es cuestion de su religion por lo tanto no debieron ser juzgados por sus creencias. Tambien hay que tomar en cuenta que ellos aportaban economicamente a la comunidad por otro lado los integrantes de la comunidad querian llegar a la violencia fisica si ellos no ganaban esta negociacion eso es ser racista desde cualquier punto de vista, perdon si molesto con estos comentarios soy guatemalteco, nacido criado con costumbres tradicionales Catolico. Y no por eso no me doy cuenta que lo que esta comunidad hizo fue un abuso de autoridad y se extralimitaron en sus funciones ademas tomemos de ejemplo ellos pedian un par de meses para desalogar el lugar y les negaron un tiempo de gracia para poder movilizarse. Ahora te pregunto si alguien te exige abandonar tu casa por tus creencias y te obliga a salir de tu casa hoy y tienes que tomar solamente lo que puedes llevar en la mano. ¿Como te sentirias?.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Gracias por leer y comentar, Byron.

      Respondiendo a su pregunta, definitivamente me sentiría muy mal, aunque creo que hay una gran diferencia entre que a uno lo rechacen simplemente por ser X, que por portarse continuamente de forma intransigente y grosera con la gente. Eso es lo que intento remarcar con el ejemplo de los cristianos bajo el imperio romano y luego exponiendo lo que los pobladores dejaron en el acta notarial. Además, de la forma en la que lo pone, se queda apenas corto de decir que la religión es una excusa válida para portarse como un perfecto imbécil.

      El punto mi texto no es entrar en una discusión sobre si las razones son válidas o no, sino poner la situación en contexto para exhortar a la gente a pensar—y por qué no, a empatizar—antes de emitir juicios tan severos. La empatía tiene que funcionar en ambas vías, eso sí. Así como podemos ponernos en el lugar de un montón de gente que de pronto tiene que irse corriendo a otro lado, deberíamos de ponernos en el lugar de personas que estando en su propio pueblo son vistos de menos. Le pongo la otra parte de la moneda: ¿cómo se sentiría usted si a su colonia llegan a vivir 200 personas que todos los días pasan a la par suya sin saludarlo (si es que no se cambian de banqueta cuando lo ven venir), aparentan verlo con desprecio porque sus creencias religiosas los hacen creerse superiores, y disfrutan bañándose desnudos en el área común? No le estoy preguntando si los expulsaría, sino qué sentiría cada vez que ve eso o experimenta ese trato.

      Saludos

  • Reply September 1, 2014

    Doug

    Pero si vas a decirle a los judíos que no pueden practicar su religión fuera de casa entonces también tendrías que decirle a los cristianos que se acabaron las procesiones, alfombras, marchas, cultos, caminatas, etc.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Exacto, aplica para todos. 😉

      Gracias por leer y comentar.

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Pira

    Uno de los derechos de los hijos de la república es el de creer -o no- de la forma que mejor les parece. En tanto no se violente las leyes, creo que es posible mostrar esta práctica en un ámbito público de forma similar en la que muestro que me gusta tal o cuál música, que me gusta tal partido o que apoyo a Cobán Imperial. Participar en una procesión, saludar diciendo “Bendiciones”, llamar hermano a los correligionarios, usar de joyería una cruz -con crucifijo o sin él- o una estrella de David son ejemplos de esto.

    Entramos en áreas grises cuando las procesiones bloquean un tiempo extraordinariamente largo las calles, o deciden retirar carros de la vía procesional causándoles daños, cuando las iglesias protestantes usan megáfonos que no permiten ni hablar en la mesa de las casasen tres cuadras a la redonda. Sin embargo, es posible tolerar un poco de abuso con tal de mantener la paz.
    En este caso, como lo muestra el emocionantemente llamado “edicto de expulsión”, no se les permitió nada. SE van o les cortamos el agua, y la luz y les subimos el IUSI… por ser distintos o practicar una religión distinta… lo feo es que hasta el alcalde firma y sella con sello de la Muni de San Juan.
    POr otro lado… lo de que los chapines no tienen tradición de bañarse (semi) desnudos en público lo bota esta foto de Muybridge del siglo antepasado. http://james-champion.com/wp-content/uploads/2012/05/San-Isidro-Gt-1994_91_129_1a1-300×170.jpg

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Pira

    Por cierto. En base a no nacer en San Juan, los del grupo de Santos no podían defenderse en esa reunión. Fueron condenados sin oportunidad de ser oídos y vencidos.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      En el acta que publiqué hay declaraciones de Misael Santos. En eso me basé para decir que algunos sanjuaneros los agredieron física y verbalmente en ocasiones. ¿Cuál es tu fuente?

  • Reply September 1, 2014

    Byron Cameros

    Entiendo perfectamente tu punto solo estoy exponiendo que dentro de tu tematica encuentro muchas fallas las cuales son claramente un abuso de autoridad contra las creencias de la gente. Te pongo un ejemplo practico en los lugares turísticos llegan nativos guatemaltecos a hacer sus rituales esto evidentemente molesta a muchas personas porque no permiten que alguien fuera del circulo entre tanto a ver como documentar estos hechos aun que sea de un punto de vista cultural. Otro punto valido es que los judios ortodoxos estaban dispuestos a negociar y mediar una solucion a cambio de modificar ciertas acciones y explicar el porque de sus acciones y sus respuestas fueron escuchadas he ignoradas porque los nativos guatemaltecos ya llegaron con un prejuicio y sin ganas de mediar solamente querían hacer valer sus opiniones entonces están rompiendo con el basico derecho de esta negociación a pesar de que se les propusieron varias opciones ellos las rechazaron inclusive si vas a desalojar a una persona de un lugar en renta la ley te permite un tiempo prudencial para el desalojo del lugar y no un desalojo inmediato como sucedio. Y los tintes politicos, culturales y sociales que llevaron a esto eran basicamente miedo a las creencias de otra religión desconocida por ellos.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      No sé por qué interpretas mi texto como una justificación de posibles abusos, Byron, porque claramente expresé que no estaba justificando las reacciones de los líderes de San Juan:

      “Me parece que al igual que con los cristianos y los romanos, aquí podemos empatizar un poco con los sanjuaneros y comprender por qué su rechazo a lo que ven como una amenaza a la integridad de su comunidad. Esto no justifica, sin embargo, las agresiones físicas y verbales, o la decisión de expulsarlos. Me parece que ambas partes pudieron haber cedido y arreglado sus diferencias de manera más civilizada. O es es lo que quisiera creer.”

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Pira

    Mi fuente es precisamente ese documento. Creo que la estamos leyendo distinto.

    El acta en la página 2 -donde pone las reglas para la reunión- indica en que sólo

    “se dará participación a las personas originarias vecinas de esta comunidad y a los representantes de la comunidad judía que nos visitan esta tarde (…)”

    Si se lee más adelante, todo apunta a que estos “representantes de la comunidad judía” se refiere no a los de la comunidad judía residente en San Juan sino a la Comunidad Judía Guatemalteca (CJG). En este caso el mencionado en el acta como representante es el Sr. Moisés Beer (¿Béhar?).

    Si nos vamos a que Santos no podría haber hablando en la reunión tendríamos problemas al llegar a la página 5. De allí deduzco que lo mencionado en la página 5 no se refiere a una declaración durante la reunión sino algo ligado al incidente de la botella de agua mencionado en la página 4. Opino que

    “después de esto el señor MISAEL SANTOS VILLATORO, denunció que habían sido agredidos”

    se refiere un evento en el pasado que está asociado al asunto de la botella y el reclamo por los Q2 faltantes.

    LA redacción se torna confusa porque después dice
    “… y solicita al señor Alcalde que investigue a este grupo de quiénes son y que hacen en este municipio.”

    Santos no podría estar pidiendo que se investigue quién es y qué hace el tendero local en este municipio. Sería completamente absurdo. Tiendo a creer que esa oración es algo que dijo otro participante que no fue mencionado. Muy bien podría ser Félix Mendoza que fue el que inició esa parte de la narración.

    Adicionalmente, no aparece firma de Misael Santos ni de Uriel Goldman que hubieran sido los representantes de los judíos en cuestión.

    Explíqueme si no está de acuerdo con mi interpretación de estos pasajes.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Tienes razón, Juan Pablo, creo que hicimos lecturas diferentes de esa parte del documento. Como indicas, la redacción no es la mejor, precisamente.

  • Reply September 1, 2014

    Juan Pablo Pira

    POr cierto. Agradezco mucho que hayas publicado ese documento. Al momento, creo que es la única prueba de qué fue lo que se discutió en San Juan y el discurso en los medios sería más inofrmado si se basara principalmente en esas siete hojas.

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      Por nada, Juan Pablo. Como en todo, la evidencia es importante.

  • Reply September 1, 2014

    Sebas

    Señores es bonito que uds comenten a cerca de ese tema pero yo tuve la oportunidad de ver esa reunion en donde solo los lugareños estuvieron pero nunca vi la presencia de los judíos que recidian en ese municipio, todos hablan a favor de la decicion de los ancianos, pero nunca mencionan que a los judíos las cortaron el agua y la luz , creen uds que eso es bueno y no es una violacion a los derechos humanos?

    • Reply September 1, 2014

      Oscar G. Pineda

      ¿Quiénes son “todos”, Sebas? Por lo menos yo, claramente dije que no estoy justificando la decisión. Tratar de comprender las razones que pudieron llevar a esto más allá del simplista “es racismo” no implica justificación de la expulsión.

  • Reply September 1, 2014

    Luis Espinoza

    Interesante tu columna, en especial que no hay que irnos a lo extremos. A mi entender, desde ningùn punto de vista es justificado la expulsiòn ilegal de la comunidad judia de San Juan la Laguna (no por que fueran judios, bien pudieron haber sido musulmanes, budistas, cristianos, mormornes, satànicos etc. Si no por la acciòn en si de la expulsiòn, que està en contra de las leyes del pais, inclusive ya ubiera sido esta en San Juan o en la cañada z.14). Pero por el otro lado, irse al otro extremo de decir como mencionas “indios racistas de mierda”, es una ignorancia ideològica simplista, que solo demuestra el racismo que el en pais se tiene de la comunidad indìgena.

  • Reply September 1, 2014

    Ollantay

    Oscar, bien por la nota, en especial por el intento de explicar desde la perspectiva hca. Mal por el racismo que lo habita.

  • Que puedo decir: todo lo que he leído es muy interesante, lo de la historia de roma y la ideología religiosa, muy bueno. Pero creo que judío o guatemalteco; somo iguales, con diferentes creencias y forma de vida. Ellos se fueron ya de San Juan, solamente les deseamos lo mejor y que el pueblo de San Juan; quede en paz y tranquilidad.

  • Reply September 1, 2014

    Mario Quim

    Sabe por qué Los Mormones (pueden ser otro grupo religioso) no son expulsados de caseríos, aldeas, barrios, etc. de Guatemala. Porque antes de llegar a Guatemala, seguramente les aleccionan acerca de las costumbres, comidas, idiomas, fiestas, etc. del lugar donde estarán. Ellos respetan, saludan, hacen amigos, aprenden a comer la comida de la gente, aprenden el idioma del lugar, no son bullangueros, no se les ve discriminando a nadie, (solo ellos y sus conciencias saben que sienten al estar con la gente). En Guatemala hay tolerancia religiosa. De lo contrario muchos misioneros cristianos norteamericanos y de otros lugares, no hubieran establecido verdaderos negocios (librerías, colegios, universidades, etc.) aprovechando la inocencia e ignorancia de la gente.

  • Reply September 2, 2014

    David Pérez

    Hola, me parece buena la analogía que realizas, pero si la veo un poco sesgada…por qué siempre tener que ponerse en los pies de los indígenas, por qué no ponerse en los pies de los extranjeros, aún si fuese cierto su “persecusión internacional” venida desde Canadá, yo en algún tiempo trabaje para evitar la discriminación en varias organizaciones sociales, lo que veo y espero no herir a terceros y lo hablo con propiedad desde mi experiencia, es que muchas veces el tema de el racismo ha sido tomado por estas mismas organizaciones para lucrar con el dolor y las lágrimas de personas que en algún momento se ha visto afectadas por un mal social, asi como cumplir con los presupuestos para que luego vengan más proyectos, y a veces con manualidades y tallercitos creen mejorarle la vida a los “benficiarios”. A las claras y según derechos internacionales hubo un mal procedimiento en la expulsión, lo que a ciegas se podría juzgar como discriminitativo, excluyente y no sé si llegar a racista, y a lo que voy es que éstas mismas organizaciones que promueven todo lo de DH, no tuvieron pronunciamiento o al menos no las vi públicamente como en otros casos cuando la cosa ha sido al revés….lo que me hace sospechar…que también hay intereses divididos en beneficiar a los indigenas (que claro y yo doy fe, son los más discriminados y merecen ser respetados) pero si los DH son imparciales…por qué no hubo quién se pusiera en sus zapatos -de los judíos-, por qué si la historia hubiera sido al revés…hubiese visto miles de post en mi muro echándole pestes a los judíos, será que su extraña religión, o su misterioso pasar en Canadá, justifica que en este caso no hay institución de DH que aboge por ellos…será que ello justifica no ponerse a pensar como “judío”.

  • Reply September 2, 2014

    Carlos Golcher

    Cuando los españoles llegaron a nuestras tierras, tenían un objetivo claro: invadir y colonizar. Venían con ellos algunos monjes “ortodoxos” que constituía la quinta columna de la invasión. Si lo vemos desde este punto de vista: cuando una raza o clan o país distinto llega al nuestro, a nuestro patio e intenta desestabilizar nuestras costumbres, tradiciones y hasta paradigmas… ¡es un invasor! San Juan La Laguna sintió esa invasión. Y reaccionó cortando de raíz el mal. ¿En qué se basa el señor de León, el de los Derechos Humanos, para condenar a los dueños de la Tierra? ¿Cuándo él manifestó algún tipo de protesta ante la escalada de violencia de los judíos en Gaza? ¿Qué acciones fueron más graves?

  • Reply September 2, 2014

    renè villatoro

    Hola Oscar, bien por el post. Solo para agregar una pizca en la situación: cierto, la expulsión fue, por lo menos, exagerada. Sin embargo, no hay que olvidar que en las tradiciones y leyes mayas (reconocidas por el estatuto de Roma del cual Guatemala es signatario) exite el castigo del destierro (es el más grande castigo que un Consejo Maya puede emitir) y que se aplica principalmente a reincidentes. Puede que a nosotros no nos quede muy claro el concepto, sin embargo, si está tipificado el delito y el castigo, además que en la constitución política de la república, en el artículo 66 literalmente dice: “El estado reconoce, respeta y promueve sus formas de vida, costumbres, tradiciones, forma de organización social,…”. A mi parecer y entender, la comunidad hizo uso de sus propias facultades y costumbres (reconocidas por el Estado) ante lo que percibieron como un peligro para la comunidad. Puede que se hayan equivocado, pero puede que no. De cualquier manera, no veo per se una especie de racismo o persecución religiosa en el caso, lo único que veo es a una comunidad que se sintió amenazada y actuo en consecuencia, utilizando los instrumentos legales que les parecieron idóneos. Nada que ver con las ideas (esas si) darwininas de muchos comentarista en sus columnas de opinión. Saludos

  • […] de mayoría maya expulsó a la comunidad de judíos ortodoxos que vivían en su comunidad. Guatemala Secular tiene un interesante artículo sobre lo que sucedió y sobre la mala (y racista) cobertura que se ha hecho de este incidente en los […]

  • Reply October 3, 2014

    Moisés Berducido

    De los “fanboys” de Ayn Rand como Zapeta no espero nada más que reducciones al absurdo sobre temas complejos (recuerda que su credo es el “A es A”, sin importarles los tonos de grises y el resto de colores). Así que su opinión más bien me parece ridícula.

    Lo que pocos hablan es que si bien el racismo y clasismo es algo inherente a la naturaleza actual del guatemalteco (herencia de los colonizadores europeos y seguimos 500 años atrasados), poco se ha dicho que esta comunidad judía ortodoxa ya había tenido problemas con las autoridades canadienses, donde habían sido investigados por abuso infantil y contra la mujer por sus particulares costumbres. No es la primera vez que han tenido conflictos con sus vecinos y autoridades. Por algo habían venido a Guatemala, pero si actúan de manera tan hosca y poco social, que no esperaran abrazos.

    No me parece correcta la actuación de los sanjuaneros. Es una solución extrema y de tinte facistoide que los deja mal parados; y lo de agresiones en contra de los miembros de esa comunidad es inaceptable. Por otro lado, entiendo que moleste alguien que llegue a actuar diferente, pero si no me afecta, no hago nada; si me afecta o me fastidia, pues obviamente trato de solucionar ese conflicto. Pero tal parece que esta comunidad judía es tanto o más intolerante que los habitantes de San Juan La Laguna. Bañarse desnudo es una gran ofensa para la comunidad, no saludar a la gente del lugar con respeto es también considerado hostil y grosero. Ser muy reservado no está bien visto. Repito, no es la primera vez que han tenido problemas. Pero la reducción al absurdo que varios hablan es una tontería, lo que impide que haya diálogos civilizados en este país, ya que o eres “X” o eres “Y”, pero no hay opciones, variantes o coyunturas armoniosas y mucho menos un consenso.

  • Reply February 11, 2016

    Anonimo

    Muy buen articulo, te felicito por el tiempo que te tomaste en escribirlo, pero hay que recordar que los judíos tienen suficiente poder en sus manos ya con los medios de comunicación y los bancos en Estados Unidos, es mas no hay que olvidar el genocidio que esta promoviendo en Palestina con sus practicas sionistas.

    Los judíos en gran parte del mundo donde han estado siempre han causado en cierto modo un “malestar” general, desde Rusia hasta Guatemala, siempre han sido el pueblo discriminado, pero cabe recordar que ellos son los de la riqueza mundial y que mueven el orden económico mundial a su favor, Guatemala no callo en sus garras, las tácticas judías sionistas se basan en dividir a los pueblos, para controlarlos

  • Reply May 22, 2017

    Juan Pira

    Ahora que ya pasaron años y que este asunto dio tantas vueltas, sería interesante que revisitaras el tema.¿Será posible, Oscar?

Deje un comentario

Add Comment Register