Sí, el acoso cae mal pero es peor que eso.

¿A quién no le ha pasado? Te levantás en la mañana y pensás qué te vas a poner hoy porque vas a caminar por la calle y no, no podés ponerte ese vestido que compraste el fin de semana porque pareciera que en la tela tiene algún compuesto que viene desde el Big Bang que desata una bomba de hormonas y cuando caminas solo lo encendés más y más con cada paso (esa es la explicación científica del por qué los hombres te van a decir de mamacita para arriba el resto del día). Entonces, con los jeans bien puestos abres tus redes sociales. No falta el pendejo que dice que las violaciones son culpa de la víctima y esto también lo leíste ayer pues todos los días hay noticias de esas… desgarradoras.

Sí, cae mal y enoja pero es peor que eso.

Cuando lo primero que te enseñan es que el azul es de niños y el rosa de niñas y tu cuarto está repleto de muñecas -aunque no te gusten-. Cuando todas las películas que vi de niña eran de Disney y todas incluían el paquete completo: vestido, beso, príncipe y un espeluznante “felices para siempre”. Así sin más, sin estudio, sin lucha, sin cuestionar. Cuando las verdaderas princesas son puras guerreras, como mi madre soltera sacando adelante a dos niñas pequeñas.

Cae muy mal pero es peor que eso.

Cuando te das cuenta que él gana más que tú, en el mismo puesto y con menos eficiencia pero es que no te contrataron en aquella empresa que tanto te gusta porque ser mujer es igual a sensibilidad y posibles embarazos. Y entonces volteas y siempre hay de esas parejas, la esposa omnipresente y el esposo presente pero ausente con un tono de voz que sabe a dictadura y que, gracias a eso, ni le preguntó cuando se casaron si ella quería lavar platos, servir café y cuidar a los hijos para el resto de su vida pero ella se aguanta porque no hay de otra y porque no es ella quien trabaja, es él. Aunque ella siempre es la última en ir a dormir.

Cae mal pero es que es una pena.

Tengo una amiga a la que le dijeron “puta” toda la secundaria porque se ponía lo que quería y hacía lo que quería. En hombre hubiera sido un gran cabrón pero es mujer y una muy guapa así que es puta. Y es que no es propio según algunos no ser virgen antes del matrimonio, esta es una decisión que debiese tomar cualquier mujer, pero esa niña de 10 que violó el tío no sabía ni qué era ser virgen. De todas maneras eso no lo enseñan en las escuelas. El sexo en su casa era un mito a voces y las pastillas anticonceptivas, caras y pecado.

Todo esto me cae mal y peor que eso porque nos matan a diario (y dentro de nuestras propias casas). Porque cada día somos menos por ser lo que somos. Solo hay que ver cifras para quedarse pasmado pero supongo que las cifras no tienen cara -ni historia- y si me matan hoy pasaré a ser un punto más en la estadística.

En realidad, lo que no está bien es andar por la calle o la casa asesinando mujeres porque se lo merecían o porque ella le sirvió la cena fría. Lo que no está bien es destazar cuerpos femeninos como pedazos de carne para vender al por mayor. No está bien sexualizar mujeres en anuncios para vender más con la excusa de subir las ganancias. No es posible que veamos normal embarazos en menores de edad (y también en mayores) que no tienen aún la capacidad de ser madres. No está bien que no pueda viajar sola acompañada de mi mochila porque es probable que mi familia no me vea de nuevo.

Hoy hay un paro. Un paro para hacer conciencia, para cambiar de actitud y re pensar nuestras ideas acerca de las mujeres, de la violencia contra nosotras y esa que nosotras mismas reproducimos aún siendo mujeres. Buscar una definición de feminismo y dejar de decir que es igual al machismo porque no lo es. Es un alto a los asesinatos, las violaciones, las amenazas, los comentarios ofensivos y esas ganas infundadas y excesivas de querer meter la cara en el escote de la primera mujer que ves. Parar los estereotipos que no son más que muros para el pensamiento y el desarrollo. Parar esos chistes y piropos que, al final, a nadie le dan risa.

La violencia contra la mujer me cae mal pero es mucho, mucho más que eso… #VivasNosQueremos #NiUnaMenos

Ana Raquel Aquino

Mente abierta, corazón abierto, espíritu libre. Creo en el ser humano, en la búsqueda de la verdad, en la duda como motor para encontrarnos a nosotros mismos. Curiosa e inconforme. Estudiante de Derecho y defensora de la rebeldía justificada en principios éticos universales. Pasión por las letras, la cerveza oscura y el Universo. De izquierda y atea en la práctica, si me lo preguntan...

1 Comment

  • Reply November 4, 2016

    Jose de Maistre

    Todo esto es culpa del ateismo materialista democratico que ha olvidado los valores de la cristiandad que tanto bien le ha hecho al mundo. Todos los secularistas ateos no son mas que Cristianos nihilistas que quieren destruir la tradicion, como dijo edmund burke no hay moral sin religion y viceversa, ademas todo ateismo en el fondo no es mas que un panteismo materialista Guatemala debe renacer e imponerse sobre todas estas cosas podridas, abrazar el conservadurismo y progresar tradicionalmente.

Deje un comentario

Add Comment Register